Higiene facial, un ritual nocturno necesario

Los dermatólogos recomiendan no omitir el proceso de limpieza facial por la noche, no importa qué tan cansado se esté o si se tiene poco tiempo; es muy importante realizarlo. Tener una adecuada higiene facial no requiere de una gran inversión; lo único que debe hacerse es ser constantes, usar productos hipoalergénicos y secar el rostro con una toalla limpia. Esta pequeña rutina traerá 3 grandes beneficios:

Elimina la contaminación: el rostro entra todos los días en contacto con diferentes partículas que no son nada saludables para la piel, como el humo, el sol y hasta el aire acondicionado. La eliminación del estrés ambiental del día le da a la piel el descanso cosmético que necesita para recuperarse de posibles factores irritantes.

Evita la obstrucción de los poros: en el caso de quienes usan maquillaje durante el día y luego no lo retiran por la noche, los poros se tapan, dando lugar a brotes de acné o erupciones que dan un mal aspecto al día siguiente. Esto también hace que los signos de envejecimiento aparezcan prematuros en las más jóvenes y se incrementen en las mujeres maduras.

Remueve las células muertas: aunque no se utilice maquillaje, es importante lavarse el rostro por la noche porque las células cutáneas muertas se acumulan, e impiden que la dermis respire y en consecuencia no tenga una adecuada oxigenación. Esto hace que el rostro luzca áspero, manchado e incómodo. Al deshacerse de las células muertas, la piel logra una apariencia más suave, fresca y radiante.